Ensalada de Quinoa, Pollo y Tomate

Para muchos, la quinoa ha sido una gran desconocida hasta hace poco. Ahora, parece que afortunadamente está cada vez más presente en nuestra dieta, y por ello en las tiendas de alimentación, pero, ¿qué sabemos de ella?

Pues bien, sabemos que es un pseudocereal, que se cultiva en América, y que es uno de los alimentos más completos que nos podemos encontrar, y, que, por tanto, no puede faltar en nuestra alimentación.

La quinoa tiene una muy fácil digestión y nos proporciona hidratos de carbono, fibra, proteínas y grasas insaturadas, entre ellas omega 3 y omega 6. Creo que poco más hay que decir para entender que la quinoa es un aliado clave en la dieta de un deportista, ¿verdad?

Hoy os traemos una receta muy fácil de preparar, que aporta energía, es muy completa, y que además, como siempre, admite muchas variaciones. Recordad que la clave es ir probando, siempre con lógica, para conseguir platos que nos satisfagan completamente, y para alejar de nuestras cabezas esa idea falsa de que la alimentación deportiva es monótona, insípida y aburrida. Así, que ¡manos a la obra!

Ingredientes

  • 1 vaso de quinoa cruda
  • 3 filetes de pechuga de pollo
  • tomates cherry
  • Cebollino
  • Perejil
  • Sal
  • Zumo de limón
  • Aceite de oliva

Elaboración

  1. Lavamos la quinoa en un colador bajo un chorro de agua fría durante 1 ó 2 minutos y la escurrimos bien.
  2. Ponemos aceite a calentar en una sartén y echamos la quinoa a sofreir. Una vez sofrita echamos 2 unidades de agua respecto a la cantidad de quinoa que hayamos usado (en este caso, como hemos usado un vaso de quinoa, usaremos 2 de agua). Lo llevamos a ebullición y dejamos que cueza a fuego medio, con la cacerola tapada durante 20 minutos, o hasta que absorba el agua.
  3. Salamos las pechugas de pollo y las hacemos a la plancha. Una vez estén cocinadas, las partimos en tiras o daditos.
  4. Lavamos los tomates cherry y los partimos por la mitad
  5. Una vez esté hecha la quinoa, la dejamos enfriar un poco y la echamos en un bol para mezclarla con el pollo y el tomate.
  6. Añadimos sal, perejil fresco y cebollino, y alguna especia más si queremos.
  7. Preparamos una vinagreta con el aceite de oliva y el zumo de limón.
  8. Incorporamos la vinagreta, mezclamos, y rectificamos de sal y especias si fuera necesario.
  9. Servimos y ¡Listo! Buen provecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *